Nuestra experiencia con el billete RTW (round the world)

11 feb. 2010

A finales de septiembre de 2007 supimos por primera vez de la existencia de un billete RTW. Fue en una terraza cualquiera tomando una Estrella Damm. La prima de Mireia nos contaba todos los detalles. En marzo de 2008 un amigo de Marc emprendía un viaje con este tipo de boleto. Fue entonces cuando tomamos la decisión de marchar 1 año; Mireia pediría una excedencia y a Marc se le terminaba el contrato. Era el momento adecuado y una experiencia que no nos podíamos perder.

Tras valorar la ventajas e inconvenientes del RTW, optamos por utilizarlo durante 365 días, el máximo que permite el billete. Elegimos los países que queríamos visitar, y la alianza que mejor se ajustaba a nuestro itinerario. Aun así, no volaba a todos los destinos que nos habíamos marcado y, si queríamos viajar donde realmente nos apetecía (sin adaptarnos al billete), debíamos contratar vuelos por nuestra cuenta. Si en España las agencias y/o compañías aéreas tuvieran conocimiento del RTW, no hubiéramos necesitado comprar tantos vuelos extra. En el Reino Unido es posible comprar el mismo boleto mucho más económico (según divisa), de manera más ágil y con una ruta mucho más eficaz; pero esta información la obtuvimos durante el viaje.

Las pocas nociones sobre el ticket, la falta de información que nos proporcionaba el sector y el tiempo corriendo en nuestra contra, fueron factores determinantes para tomar algunas decisiones equivocadas, o que sin duda no repetiríamos. Ej. El billete tiene costes diferentes en función del número de continentes por los que se quiera pasar, pero Centro América pertenece al continente de América del Norte, que a su vez es independiente de América del Sur. Pese a que queríamos ir a Centro América, no pagamos un continente extra por ello, y posteriormente tuvimos que comprar billetes extra, que tuvieron un coste más elevado que si lo hubiéramos contratado con el RTW.

Durante el viaje pudimos cambiar todas las fechas, adaptándolas a nuestras necesidades de cada momento. Estas modificaciones no tienen coste alguno y se pueden hacer tantas veces como se desee. Aunque las fechas podían cambiar a medida que el viaje avanzara, fue importante partir con fechas cerradas, si bien eran aproximadas; pues cada vuelo solo permite 2 plazas con esta tarifa y según qué época del año no es sencillo encontrar asiento. El vuelo más complicado de cerrar fue el de Nueva Zelanda a Santiago de Chile; es un vuelo caro y a las compañías no les interesa ocupar 2 plazas con la tarifa RTW, por lo que en ocasiones no liberan ningún asiento con dicha tarifa.

No hay una respuesta correcta a la decisión de si esta opción de boleto es buena o no. Dependerá del tipo de viaje que se quiera realizar y de las necesidades e intereses de cada uno. Es imposible llegar a un acuerdo entre la gente que ha viajado con RTW y la gente que no lo ha hecho. Todos tenemos nuestras opiniones en función de nuestra experiencia y cada caso es diferente.

1 Comment:

Ricardo Ribalda said...

Hola Marc i Mireia:
He dado por casualidad con vuestro blog y acabo de enlazaros con el nuestro La Vuelta al Mundo de Asun y Ricardo
creo que debéis estar entre otros Trotamundos en el apartado de "Gente Viajera".
Estamos con vosotros en lo que decís de los billetes RTW, nosotros también le hemos dedicado un amplio post.
Sort,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...